Dos Parroquias piadosas y perseverantes: Inmaculado Corazón de María y San Luis Versiglia


En la primera de ellas PARROQUIA INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA, se realizó el Santo Rosario con gran devoción y ofreciéndolo muy especialmente por la salud del Padre Néstor Bayona que se encontraba hospitalizado, y es quien habitualmente nos acompaña en estas ocasiones; la meditación estuvo a cargo de Manuel Dulce y trató sobre la Pérdida y Hallazgo del Niño Jesús en el Templo, resaltando la importancia de siempre buscar a Jesús en nuestras vidas. La Eucaristía fue celebrada por el Padre Raúl Gélves, quien estuvo muy entusiasmado ya que no había participado en esta linda devoción y con deseos de seguir acompañándonos ya que poco conocía de nuestro apostolado, pero del cual quedo contagiado. También comenzaron un curso de la preparación a la Consagración a Nuestra Señora según el método de San Luis María Grignión de Montfort, con 15 fieles de la parroquia y con la bendición del Padre Manuel.

En  SAN LUIS VERSIGLIA la asistencia ha ido aumentando por parte de las familias que conforman el oratorio; el Padre Arnulfo Guaraca presidió la celebración y aprovechó la ocasión para despedirse y dar unas recomendaciones de seguir el apostolado de la devoción al Inmaculado Corazón de María, ya que será trasladado a la Parroquia de Puerto Quetamé (Cundinamarca), fue una ocasión muy triste para los fieles, pero con la esperanza de que el nuevo párroco siga apoyando el apostolado. La coronación la realizó el Padre del sacerdote y sus familiares, quienes lo han acompañado estos días en la Parroquia. La meditación fue muy bien acogida y como dijo el mismo Padre Arnulfo “cortica pero sustanciosa”.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *