PRIMER SÁBADO DE MARZO EN LA PARROQUIA SAGRADA FAMILIA DE CHIA

Ya al comenzar el cortejo de entrada con Los Terciarios que cargaban a Nuestra Señora del Inmaculado Corazón de María, en su anda florida, la Iglesia ya estaba llena para participar en el rosario. La meditación lo dio D. Fabio Gamarra, sobre el quinto misterio gozoso, la pérdida del Niño Jesús en el templo, nos narró con vigor y convicción y decía: “que siempre que perdamos a Jesús por culpa o no debemos hacer como San José y Nuestra Señora lo hicieron, ir a buscarlo” y sobre todo debemos hacer lo que el Joven Jesús hizo: “Preocuparse de las cosas de Mi Padre”.

La Eucaristía fue celebrada por el joven y carismático Párroco Robert Sánchez, quien en su sermón nos habló “de construir nuestra fe como una casa sobre la roca, o sea llena de razones y convicciones”. Fue el quien coronó a Nuestra Señora y una de las componentes del coro le colocó el rosario en nombre de todos, en medio de la alegría y aplausos sonoros.

El Padre Robert dijo a la feligresía antes de la bendición: “que tuvo recelo de que se le acabasen las formas, lo cual demuestra que ha habido una buena acogida de la comunión reparadora que pidió  La Virgen en Fátima, sigan así siempre”.

D. Lucía Mejía, terciaria y encargada de los primeros sábados allí, hicieron un precioso arco de flores para la reina de las flores. Y muchas otras personas se anotaron para recibir el oratorio en sus casas.

Acaba la Eucaristía fuimos invitados a la casa de D. Fernando Beltrán y D. Leonor, que son antiguos y beneméritos terciarios, compartimos gratos momentos de convivio; estaba presente una de las terciarias mas antiguas, la decana de los terciarios, D. Marina de Calvo, una ardorosa y entusiasmada evangelizadora, quien nos comentó experiencias increíbles de su vida apostólica.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *