ARTICULO PARA CONMEMORAR EL PRIMER AÑO DE CREACION DEL BLOG DE LOS TERCIARIOS DE LOS CABALLEROS DE LA VIRGEN – BOGOTA

En este primer año de existencia, primeramente debemos dar gracias a Dios Nuestro Señor y a la Santísima Virgen María, por concedernos la gracia y la oportunidad de aprovechar este importante medio tecnológico, que nos ha permitido compartir experiencias de fe entre los miembros de esta comunidad y los más de 20.000 visitantes, quienes día a día ingresan a nuestro blog. En segundo lugar, damos gracias a todos los Caballeros de la Virgen, miembros de las órdenes primera, segunda y tercera, quienes con generosidad de tiempo y disposición, colaboran en las diversas actividades apostólicas que se adelantan y se publican en nuestro blog, tales como visitas a hospitales, cárceles, hogares de caridad, peregrinaciones a diferentes municipios en todo el país, cuyos relatos emocionan y dan fuerza para avanzar en este camino de evangelización que nos permita ser “luz del mundo y sal de la tierra”. Queremos también agradecer al señor Antonio León Borda, nuestro revisor de redacción y a Nataly Albarracín, parte fundamental del soporte técnico, quienes con sus profundos conocimientos y gran dedicación, nos han apoyado en esta experiencia maravillosa de difundir el amor a nuestras más grandes devociones: El Santísimo Sacramento, la Santísima Virgen María y la fidelidad al Santo Padre, en defensa de nuestra fe católica. Permita Dios que este camino, cubierto de luchas pero también de logros, nos conduzca a marcar la diferencia, publicando y compartiendo noticias bellas y esperanzadoras de nuestra Iglesia, en un mundo cuyas noticias se centran en la maldad, la desgracia y las tragedias. Que María, estrella de la mañana, ilumine este sendero para aguardar el triunfo de su inmaculado corazón fortaleciendo nuestro espíritu católico en todos los aspectos de la vida. Finalmente queremos recordar y dar gracias a Monseñor Juan Sconamiglio Clá Dias, nuestro Superior General, quien con su ejemplo de vida, a pesar de las dificultades y pruebas, nos impulsa a trabajar y confiar, aún a pesar de nuestras propias flaquezas por la consecución de ideales superiores en pro de nuestros semejantes.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *