VIGILIA NOCTURNA EN LA CAPILLA DE FÁTIMA CON 40 TERCIARIOS Y ASPIRANTES

003 015

40 terciarios que portaban su bella túnica con la cruz roja, símbolo de la sangre de Jesucristo y otros tantos consagrados con sus pañoletas anaranjadas, especialmente del grupo de la Parroquia del Inmaculado Corazón de María del barrio Claret, en el sur, participaron algunos toda la noche y otros hasta la media noche en la vigilia que se realizó en la capilla de los Caballeros de Fátima en la Cll 75  con 11.  A las 6 p.m. del sábado 26 de noviembre se inició con una bella Eucaristía celebrada por el P. Diego Moncada E.P, quien al final bendijo las medallas milagrosas para quienes no la portaban, ya que estábamos en la víspera de la fiesta de Nuestra Señora de las Gracias y también bendijo y prendió la corona de adviento, ya que comenzamos el nuevo ciclo litúrgico, época de gracia y de preparación para recibir al Divino Redentor, que nacerá el 24 de Diciembre.

024 032

A partir de las 7 p.m. una persona diferente se encargaba de dirigir las meditaciones que fueron bendecidas, profundas y variadas. Una fue sobe la homilía de nuestro fundador Mons Juan Clá quien hablaba “de la necesidad de tener sed y hambre del Santísimo Sacramento, cuando pasamos el día pensando en El, en su Iglesia, en el bien de los demás, al llegar a la noche podemos decir; soy Señor tu siervo inútil, hice lo que debí hacer, pero cuando viví el día sin Dios en el centro y estuve preocupado con mis egoísmos y vanidades, necesito hacer un serio examen de conciencia”.

039 048

En otra leímos una meditación sobre “cuando entramos en la capilla sentimos que hay alguien presente, que nos habla, que nos envuelve, y quedamos calmos y se produce un coloquio de corazón a corazón. Si viviésemos siempre en ese estado temperamental, nuestra vida sería otra. Dejémonos penetrar que ahí está nuestra restauración y salvación es como que  una pre visión beatífica”.

Se intercalaban las meditaciones, con músicas gregorianas y silencio, y claro, cada cierto tiempo salían los participantes para tomar un agua aromática para luchar contra el frío y el sueño. A las 5 a.m. se hizo el rosario de la aurora en las afueras de la casa y todos llegaron a las 6 a.m. con la alegría de haber tenido una sacra convivencia con el rey de Reyes, y con su Madre bondadosísima, justamente en su día de Nuestra Señora de las Gracias.

057 033

Pudieron rezar por la Iglesia, el Santo Padre, por todo el clero, los participantes de la campaña de Fátima, por las vocaciones y en reparación de las ofensas que se cometen contra El Sagrado Corazón de Jesús y el Inmaculado Corazón de María.

Agregue un comentario