PEREGRINACIÓN A BRASIL

Después de haberse instalado la delegación de Terciarios colombianos en el Hotel Mercure Norte, se trasladaron hacia la Sierra de la Cantareira, que es una zona verde maravillosa, considerada la reserva ecológica urbana más grande del mundo, donde  se encuentran numerosas casas de formación de los Heraldos y en el centro está la Basílica  del Tabor y el lugar donde vive Mons. Juan nuestro fundador.

viaje terciarios Brasil Julio de 2012 731Oh sorpresa cuando sale al balcón Mons. y saluda a las 500 personas presentes, entre los cuales los colombianos y empieza a lanzar chocolates a los más jóvenes, que disputan para obtener alguno. A pesar de  la distancia notan la serenidad de Mons. y comentan algunos de nuestra delegación que es visible su alegría y castidad. Realmente los fundadores tienen un carisma de atracción todo especial.

En ese domingo fueron a visitar una churrasquería, que es típica de la generosidad de Brasil, Ud. paga un valor, que no es muy alto, y puede comer todo tipo de entradas con vegetales, frutos del mar y 8 tipo de carnes: de pollo, jabalí, vaca, pescado, cordero, conejo, etc, que le van sirviendo, con la carne clavada por una espada, que le colocan en el plato y le van cortando. Puede comer lo que quiera, mientras mantenga en verde una especie de semáforo que le colocan en la mesa.

viaje terciarios Brasil Julio de 2012 699Fue ocasión, como en todas las comidas, para una convivencia fraterna y elevada, en la cual se iban recordando las buenas impresiones que los lugares, las personas o las Eucaristías nos había producido. Comiendo con avidez y alegría alguien en la mesa recordó las palabras de Santa Teresa de Ávila, un día que le sirvieron perdiz y una hermana notó que la santa comía con mucho apetito: ¿ y en dónde queda la penitencia, Madre Teresa?  a lo que ella respondió con seguridad: cuando penitencia, penitencia, pero cuando perdices, perdices.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *