GRAN FIESTA EN HOMENAJE DE NUESTRA SEÑORA DE FÁTIMA EN LA CATEDRAL DE BOGOTÁ

El pasado sábado 13 de octubre, al cumplirse los 95 años de la última aparición de Nuestra Señora en Fátima, los Heraldos del Evangelio realizaron un bello acto en la Catedral Primada de Bogotá. El templo estaba impresionantemente lleno de fieles que se dieron cita, a pesar de estar en un puente de fin de semana, en el que normalmente la gente sale mucho de la ciudad.

La ceremonia comienza con el levantar de los estandartes dorados de los Caballeros, los cuales empiezan a flamear horizontalmente sobre las cabezas de los asistentes sintiéndose como un volar de ángeles, que impacta mucho  arrancado espontáneos y fuertes aplausos.

Inmediatamente sale el cortejo desde la sacristía con los ciriales, el  cruciferario, luego un grupo de la banda del Seminario de la Orden I tocando el 13 de Mayo; posteriormente un grupo de Hermanas de la orden II y en seguida la imagen peregrina de Nuestra Señora del Inmaculado Corazón en su anda bellamente florida tras la que va el P. Carlos Tejedor Ricci E.P. Superior para Colombia y el concelebrante P. Juan Francisco Ovalle E.P. actual rector del Seminario. Los fieles aplauden emocionados esa entrada triunfal y grandiosa de la reina de los cielos y de la tierra, que es la causa de nuestra alegría.

 

Luego transcurre la Eucaristía, cantada por los Caballeros en polifónico y gregoriano. En la homilía el P. Carlos preguntaba: ¨¿Cuál es la esencia del mensaje de Nuestra Señora a los pastorcitos? : conviértanse y hagan lo que Él (Jesús) os diga. La felicidad de Adán era estar junto a su Creador y su infelicidad fue cuando se apartaron de Dios por el pecado. La conversión está en cumplir los mandamientos y practicar los sacramentos para acercarnos y unirnos a Él. Las guerras y los castigos no es que Dios las mande, es el propio hombre y sus pecados que atraen las mismas, por su orgullo, egoísmo, etc. Pidamos entonces que Ella nos comunique su fe, en éste año que estamos celebrando, para unidas a Ella con mucha fe, proclamar el Triunfo del Inmaculado Corazón de María, en nuestros días¨.

Tres sacerdotes Heraldos confesaban ininterrumpidamente a la centena de fieles que querían reconciliarse y fueron miles las comuniones, administradas por más de diez ministros. La tradicional ceremonia de coronación de la Virgen fue majestuosa.

 

 

Al final recibieron la túnica siete nuevos Terciarios que han asistido a las catequesis y han colaborado con nuestro apostolado de evangelización. Otra persona recibió la banda roja y blanco que le convierte en Apóstol del Inmaculado Corazón de María. También cuatro recibieron la pañoleta luego de haberse preparado por tres meses a la consagración a Jesucristo por las manos de María según el gran método que enseñó San Luis María Grignión de Montfort y que los Heraldos difundimos por el mundo entero.

Toda las dos horas que duró la Eucaristía fue transmitida al vivo por Teleamiga, con escenas preciosas y centenas de personas nos llamaron a nuestro Call-Center para felicitarnos y pedir oraciones.

Una señora comentó a la salida: ¨Yo soy enamorada de Nuestra Señora y de los Caballeros de la Virgen¨. Un grupo de turistas Brasileños de Rio Grande del Sur, admiraban la entrada la Imagen y se congratulaban por saber que los Heraldos habían nacido en Brasil. Un grupo de cuatro jóvenes que conforman un conjunto que canta músicas religiosas llegaron y pidieron autorización para grabar los cantos que se interpretaron en la ceremonia afirmando que habían comprobado que gustan mucho a la gente. La encargada de la sacristía, Dña. Carmen dijo: ¨Esta vez la coronación me emocionó más que otras veces. Cada venida de Ustedes pone  a la catedral de fiesta¨. Y otro señor comentó: ¨Estoy impresionado con la cantidad de gente presente, yo era de los que pensaba que los Católicos estábamos disminuyendo pero aquí se ve fuerza, devoción y futuro¨.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *