Terciarios de los Heraldos del Evangelio peregrinan en Europa – VISITA A LA BASÍLICA DE SANTA MARÍA DE LOS ÁNGELES EN LA PORCIÚNCULA

A los pies de la colina de Asís, surge solemne y majestuosa, la Basílica patriarcal de Santa María de los Ángeles en La Porciúncula, erigida entre los años 1569 y 1679 para  resguardar los lugares de la vida y muerte de San Francisco.

Al centro del grande templo se encuentra la pequeña iglesia benedictina del s. IX, llamada Porciúncula. Cuando Francisco llegó aquí a los inicios del 1200, la iglesia humilde y solitaria dedicada a la Virgen Asunta estaba rodeada por un bosque de encinos y se encontraba en un estado de casi total abandono. Francisco la reparó con sus manos e inmediatamente la tomó como punto de referencia de toda su vida y de su fraternidad.

Cerca del ábside de la Basílica, al interior se encuentra la Capilla del Tránsito, donde Francisco- la tarde del 3 de Octubre de 1226- “acogió la muerte cantando”.

A la derecha de la Basílica se encuentra el Rosal, donde el santo tentado se arrojó entre las espinas, y la capilla de las rosas, el lugar en el cual Francisco se concedía un breve reposo durante la noche.

Tienen estos lugares un algo muy especial que invita al alma a regocijarse y extasiarse en la oración y la meditación.

Que San Francisco y Santa Clara rueguen por nosotros al Dios Creador.

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *