DÍA CON JESÚS Y MARÍA EN CHIQUINQUIRÁ. II PARTE

La Eucaristía  fue bellamente  cantada por los jóvenes seminaristas de los Heraldos del Evangelio. Antes de la bendición 3 parejas de profesionales se consagraron a Jesucristo la sabiduría encarnada por las manos de María Santísima, según el famoso y carismático método de San Luis María Grignión de Montfort y después de firmar su compromiso, recibieron las pañoletas anaranjadas que les acredita como consagrados  y así se enrumban en el proceso hacia Terciarios de los Caballeros de la Virgen. Inmediatamente se coronó a Nuestra Señora y dos de los consagrados fueron escogidos para tal efecto.

 

Una señora de Simijaca comentó: ¨Qué  Misa divina, todo serio, calmo, se siente la presencia de Dios¨. Y otra señora comentaba: ¨Agradezco haber venido, esto es precioso¨.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *