DÍA CON JESÚS Y MARÍA EN CHIQUINQUIRÁ. III SERIE

Al final de la sentida Eucaristía, se dio la coronación a Nuestra Señora, que bien simboliza la vocación de todo Heraldo, quienes  queremos que cuanto antes Nuestra Señora reine en los corazones y en el mundo, como Ella misma profetizó en Fátima a los 3 pastorcitos.

 

Dos de los consagrados le coronaron y colocaron el Rosario en nombre de todos. La gente emocionada movía las banderitas, aplaudía y también se vieron lágrimas.

Acto seguido hubo unos momentos de convivio sacral con Jesús Sacramentado, cantos en latín, incienso, momentos de silencio, porque Dios está en la calma y en el silencio y no en los gritos y en la conmoción.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *