EUCARISTIA Y CONCIERTO EN EL FIN DE ACTIVIDADES DE LOS TERCIARIOS DE LOS CABALLERSO DE LA VIRGEN

 

El sábado 15 de Diciembre hubo una solemne Eucaristía celebrada por el P. Diego Cubides E.P. en la Iglesia gótica y bendecida de las Hermanas  de la Visitación, en la 11 con 74.

 

Se trataba de una acción de gracias por la palpable alianza que Nuestra Señora nos ha manifestado durante todo el año del 2012, en la cual los Oratorios se han difundido profusamente en todo el país. También las Misiones Marianas en barrios muy pobres, como es el caso de Casucá, donde se repartieron cientos de mercados y juguetes. Las
visitas a los lugares geriátricos, cárceles, hospitales, llevando una palabra de aliento a nuestros hermanos los más necesitados.

 

Además se consagraron más de 50 personas a Jesucristo, por las manos de María Santísima. Hubo un Congreso nacional de Terciarios, en el cual participaron cerca de 200 personas de varias ciudades. Y también se organizó un bello concierto con el sector femenino de los Heraldos del Evangelio, que contó con cerca de 1000 personas, y que fue a beneficio de la construcción del Monasterio de ellas en Tocancipá, a unos 600 metros de donde se está construyendo la Iglesia.

 

En fin, cuánta bondad de Nuestra Señora, de ésta obra que es exclusiva de Ella, y en la cual los Terciarios han participado de una forma muy generosa y meritoria.

Antes de la bendición dos personas recibieron la túnica de Terciarios y ellos mismos coronaron la imagen peregrina de la Virgen.

 

Y concluida la Misa hubo un bello concierto, cantado por los jóvenes seminaristas de la Academia de los Heraldos. Eran como 30 que deleitaron al público presente con el Oratorio de Shutz, que narra el nacimiento del Niño Jesús. Cuando cantan los pastores, salen varios vestidos así y cantan, después los reyes magos, los ángeles. Los trajes bellos y la música inocente, realmente un espectáculo navideño grandioso y único.

Los fieles presentes gustaron enormemente la belleza, calidad e inocencia de la música de estos jóvenes Caballeros de la Virgen. Una señora comentó: ¨Cuando les escuché tocar el Aleluya me ericé y tuve ganas de llorar¨. Otra persona dijo: ¨Esto hay que presentar en el
Teatro Colón, tiene categoría y autenticidad¨. Un señor que frecuenta los cursos exclamó: ¨Los Caballeros se superan así mismo, esto fue espectacular, qué maravilla que la Iglesia tenga este carisma de los Heraldos para evangelizar¨.

Al concluir los presentes aplaudieron de pie, fuertes y por mucho tiempo.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *