VISITANDO LOS BARRIOS MÁS POBRES DE BOGOTA – II serie

 

Subiendo laderas de tierra y bajando caminitos peligrosos, los Terciarios(as) entraban en cada rancho, con la Imagen Peregrina del Inmaculado Corazón, o con un oratorio de la Virgen, para rezar por casa familia. La dueña de la casa coronaba a Nuestra Señora como Reina de su hogar,  se rezaban 3 Ave Marías, luego se les entregaba un mercado completo y juguetes para cada niño, también se le obsequiaba un rosario y un folleto que indica cómo rezarlo. Se aprovechaba para incentivarles a frecuentar la Parroquia, bautizar a sus hijos y hacer la Primera Comunión, lo cual aceptaban con buen espíritu. El 90 % de
los visitados eran católicos, sólo un 10% no aceptaban la visita, aunque notamos que en más de un caso,  a pesar de ser protestantes recibían la visita, rezaban, para ganarse el mercadito.

 

Una señora muy sencilla exclamó: ¨Si no me dan un mercadito no me importa, pero lo que sí quiero es que Mi Madre la Virgen entre en mi casa¨. Un niño de 10 años del sector acompañó toda la Misión llevando el estandarte de los Caballeros de la Virgen con alegría y al final preguntó: “¿cómo hago para ser Caballero?”, ahí le dimos el camino y los datos.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *