EUCARISTÍA ESPECIAL PARA FESTEJAR LOS 12 AÑOS DE LA APROBACIÓN PONTIFICIA EN LA CATEDRAL DE BOGOTÁ

El sábado 23 de Febrero se realizó una solemne Eucaristía en la catedral de Bogotá, que estaba llenísima, para conmemorar los 12 años de la aprobación Pontificia a los Heraldos del Evangelio.

El Padre Carlos Tejedor Ricci E.P celebró la Misa  y fue concelebrada por el P. Juan Francisco Ovalle. E.P. Numerosos aplausos de propia iniciativa de los fervorosos fieles se hicieron sentir cuando se levantan los pendones de los Heraldos que son flameados y movidos sobre el público; también cuando Nuestra Señora del Inmaculado Corazón
entra en su florida anda, cargada por 4 Heraldos muy altos y recorre el centro de la Iglesia.

 

En el sermón el P. Carlos tejedor habló de como las puertas del infierno jamás prevalecerán sobre las de la Iglesia. Y que debemos ver con expectativa confiante la elección del nuevo papa, ya que es El Espíritu Santo que guía la Iglesia. Y recordó el pasaje de Nuestro Señor cuando dormía en la barca, y empezó a moverse por los vientos y las tempestades y los apóstoles nerviosos despertaron a Jesús, que con pocas palabras mandó que todo se calme, como así sucedió. Santa Teresita en relación a éste bello pasaje comentó: si yo hubiese estado en esa circunstancia me hubiese colocado a dormir junto a Nuestro Señor, porque evidentemente la barca no se hundiría¨. la barca es la Iglesia y dentro está Nuestro Señor, así que tenemos que tener confianza¨. Sonaron fuertes aplausos de los fieles delante de tan bellas palabras.

3 sacerdotes confesaron durante dos horas seguidas y fueron centenas las personas que se acercaron a la comunión, donde ayudaron 8 ministros extraordinarios de la comunión.

Fue una fiesta de acción de gracias. Una señora llorando se acercó a un caballero y le dijo: ¨He llorado durante toda la ceremonia, esto es bellísimo, no me imaginé que sería tanto¨. Otro señor dijo: ¨Yo pensaba que la Iglesia católica estaba en crisis, pero lo que vi aquí es diferente, la Iglesia está más fuerte que nunca¨.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *