PEREGRINACION TERCIARIOS A LAS LAJAS Y EL BUEN SUCESO EN QUITO – II PARTE

Enero 25-31-2013

Segunda y Tercera Etapa: Ipiales- Quito y regreso

Una vez pasamos la frontera con Ecuador, tomamos un bus debido a que no pudimos contactar un chofer como Guillermo pues nos cobraban muy caro, pero el bus era muy bueno, muy cómodo y el viaje fue bueno, salvo por un inconveniente menor pero no por eso dejo de ser molesto, como fue el que nos pusieron una película que aunque era una comedia, el tema era demasiado vulgar y desagradable, además el volumen estaba puesto muy alto…pero bueno fuera de eso fue bueno el viaje. Duró aproximadamente 5 horas hasta Quito, llegando claro está ya de noche a la terminal de transporte y de ahí tomamos dos taxis para poder viajar todos con nuestras respectivas maletas, dura más o menos una hora hasta la ciudad.

Llegamos directo al hotel “6 de Diciembre” es un hotel de varios pisos con 70 habitaciones pero ya un tanto viejo, pero igual limpio y decente. Está ubicado en la AV 6 de Diciembre con 21 entre Roca y Robles. La señora propietaria fue muy amable y al finalizar nuestra estadía en el hotel no le quiso cobrar nada por el hospedaje al Caballero Gustavo y a nosotros nos dio un precio bastante favorable.  Ahí estuvimos 4 noches 3 días, bien ubicado cerca de todo con estación de transporte al frente y también un centro artesanal muy bueno y muy cerca.

A la mañana siguiente y demás días, una vez desayunados salíamos en taxi hacia el Centro Histórico de Quito para comenzar nuestro peregrinaje por las Iglesias y demás sitios especiales para conocer.

Comenzamos por la Iglesia de San Agustín que data de 1573 muy hermosa en donde se encuentra y venera la imagen de Nuestro Señor de la Buena Esperanza , que la tradición relata que “cierto día se vio a una mula atravesar las calles de la ciudad sin quien la guiase y que cargaba un gran cajón y se detuvo en la plazuela de San Agustín y se echó en las gradas de la portería del convento y no hubo ser humano que lograra hacerla levantar y quitar de allí, pero una vez aliviada de su pesada carga se alzó y sin ayuda de nadie se marcho por sí sola dejando su carga.

Por curiosidad o lo que fuera miraron dentro del cajón y se encontraron con la estatua sentada del Redentor, vestida de túnica, ceñida la cintura de gruesa cuerda y con ancha corona de espinas en la cabeza. De inmediato por respeto trataron de llevarla al templo pero su peso aumentaba y era imposible moverla, al comprender que el Señor quería quedarse en ese lugar de modo que al ir a entrarla al Convento de inmediato se hizo liviana…Por eso popularmente es conocido como el Señor de la Portería.

Desde el primer momento comenzó a obrar milagros, siendo la más impresionante y hermosa, la de un cierto padre de familia católico que estaba en una situación de extrema miseria, sintió el deseo enorme de ir a orar ante el Señor de la Buena Esperanza y  asistiendo a la distribución de la noche, permaneció largo rato en fervorosa oración, pero le aviso el guardia que ya era hora de retirarse, resolvió al día siguiente volver , pero no se dio cuenta que había en la puerta de su vivienda el cadáver de una noble dama Quiteña asesinada al parecer a la madrugada , así que al salir y no prestar atención al “bulto” en la calle y a la sangre que había alrededor , siguió su camino hacia la Iglesia y se postró ante la imagen permaneció allí largo rato orando y llorando, pero sus quejidos fueron escuchados , pues la imagen alargó una de sus sandalias una preciosa joya, lo que agradecido el pobre hombre y salió hacia una tienda de un joyero, pero éste al ver esa joya lo mandó a prender suponiéndolo un ladrón. Indignado toda la ciudad por tan supuesta atrevida profanación del Santuario y el pobre hombre no pudiendo demostrar su inocencia pues el único testigo era el mismo Cristo, además que tenía en su calzado las manchas de sangre de la mujer asesinada, fue condenado a la pena capital; la angustia y confusión del pobre hombre, rodeado de multitud de personas que iban a presenciar su muerte, pidió como último deseo ser llevado a despedirse del Señor de la Buena Esperanza , concedida la gracia, fue a quejarse y un tanto culpar al Señor por su infortunio, le suplicó le devolviera su honra y lo salvara de la muerte.

Así que en presencia de toda esa multitud la augusta imagen extiende su otra sandalia. Un grito unánime  “Milagro, milagro” el condenado  es inocente. Esto nos muestra que Dios siempre escucha a quien le pide con fervor!

Fuimos por la calle de las 7 cruces hermosa y se llama así pues hay 7 Iglesias en esa calle. Visitamos la Basílica del Voto Nacional absolutamente hermosa y majestuosa, impresiona por su gran tamaño de estilo gótico, con Vitrales divinos con profusión de colores en donde se puede seguir paso a paso los principales pasajes de la vida pública de Jesús.

Tuvimos el privilegio gracias a un sacerdote Colombiano del Cauca, que atendió al Caballero Gustavo y ante su solicitud de si era posible que nos dejara ingresar a la capilla privada, donde muy pocos tiene acceso, para rezar allí un rosario nosotros solos, nos lo permitió y pudimos así conocer ese sitio hermoso y santo en donde se encuentra el cuadro original del Sagrado Corazón con la que se le consagró al Ecuador , es un cuadro de una belleza absoluta, el rostro de Nuestro Señor es majestuoso, divino y salen unos rayos que caen directamente sobre América Latina.

Además están los corazones en bellos frascos de vidrio en donde se han conservado en formol, uno es el de el ex presidente Gabriel García Moreno quien fuera perseguido y asesinado de 5 tiros y 12 hachazos sobre la cabeza y quien de forma valerosa murió gritando “Dios no Muere” También vimos el sitio exacto donde cayó asesinado y gritando esa hermosa frase, esto es en la Plaza principal del Centro Histórico, debajo del Palacio Presidencial, ahí hay una placa con esas palabras.

El otro corazón es del Obispo Monseñor Ignacio Checa y Barba quien fue envenenado cuando celebraba la Eucaristía y al beber el vino convertido en Sangre de Jesús, sintió el sabor amargo del veneno, pero sin saber que lo era, le dijo a alguien cerca que el “vino estaba malo” y cayó unos momentos después desplomado en su Palacio, con unos dolores terribles y murió.

Visitamos también la Iglesia de la Compañía de Jesús donde se encuentra el cuadro de la Dolorosa, Nuestra Señora, que parpadeó durante 15 minutos, en 1906, en plena persecución liberal contra la Iglesia, delante de los internos del colegio. Hubo posteriormente  un gran incendio y lo único que no se quemó fue ese cuadro pero para mostrar el milagro solo se quemaron sus manos, mas no la tela donde está pintada, son sus propias manos.

En esta Iglesia está el cuerpo de santa mariana de Jesús Paredes, heroína nacional, que ofreció  su vida a cambio de que Ecuador no fuera destruido en un terremoto que hubo. Mujer joven, murió de 24 años, de una connotada familia Quiteña, virgen, que vivió 7 años sólo de la Eucaristía y que conversaba con Nuestra Señora de Loreto.

Fuimos también a la Iglesia de Nuestra Señora del Buen Suceso , es divina como bien lo es siempre Nuestra Madre, con un Báculo de Abadesa en su manos derecha. Cuando se le apareció a Sor Mariana de Jesús Torres, le pidió que cogiese ella su cordón para medirle y poder mandar hacer una imagen como lo estaba viendo y Nuestra Señora sostenía el cordón desde la punta de su cabeza,  la cual dio que tenía de estatura la Virgen 1.75 cms. Y en la otra mano sostiene al Niño Jesús en sus brazos.

La historia maravillosa es que estando orando la Madre Mariana en el coro del Convento de la Inmaculada Concepción, cuando se le apareció la Madre de Dios llevando en sus brazos al Niño Divino; le dijo “Yo soy María de El Buen Suceso”  a quien me has invocado con tan tierno afecto y me ha sido grato… y le mandó a labrar su imagen tal como se le presentaba ante sus ojos. Quedó confundida la Madre Mariana pensando la imposibilidad de reproducir en madera semejante belleza, tamaño y otros rasgos celestiales.

Para la confección de la imagen, la Santísima Virgen indicó al escultor Don Francisco de la Cruz del Castillo, muy afamado entonces y también por observar los mandamientos. En la madrugada del 16 de Enero de 1611, mientras rezaba en el coro donde estaba siendo tallada la imagen, la Madre Mariana, en medio de una iluminación sobrenatural, vio a los tres Arcángeles, al mismo tiempo  que cantaban “Salve Sancta Parens”  transformar totalmente y concluir la mencionada imagen, dándole una belleza que manos humana jamás podría dar.

La Virgen hizo una serie de profecías  a la Madre Mariana, entre otras  que cundirán la tierra herejías, se darán muchos y enormes sacrilegios, calamidades físicas públicas y privadas, etc. Pero cuando todo pareciera estar perdido  y paralizado, entonces será principio de la restauración completa. “Es llegada mi hora, en la que Yo de una manera asombrosa destronaré al soberbio Satanás”

La Iglesia de San Francisco, colonial, bellísima. Ahí se venera a Nuestra Señora del Apocalipsis o de Legarda y el Jesús del Gran Poder. Al lado está la Capilla de Cantuña, un indígena de ese nombre  estaba encargado de su construcción, y  que le vendió su alma al diablo para terminar la obra a tiempo, pero llegada la fecha como le faltó un ladrillo para terminarla, por eso no le entregó finalmente su alma al diablo.

También pudimos hacer un tour nocturno por el Centro Histórico que es una belleza con sus calles limpias e iluminadas de forma preciosa con enormes faroles todos uniformes dándole un halo de belleza angelical, y la cúpulas de las Iglesias  bellamente iluminadas tipo Europeo, realmente algo digno de verse.

Igualmente hicimos otro tour, este diurno en un bus turístico de dos piso por toda la ciudad de Quito, lo tomamos junto al parque de La Carolina. En la estaciones de las Naciones Unidas  esto queda en la parte norte de la ciudad y es la parte ya moderna de la misma, recorrimos de forma muy agradable, subidas en el segundo piso del bus para obtener así una mejor panorámica de la ciudad y pasamos por la famosa calle de las 7 cruces, subimos al cerro El Panecillo donde se encuentra una enorme imagen de la Virgen del Apocalipsis, con una vista espectacular y en donde pudimos saborear la deliciosa bebida “colada morada”  que se toma caliente, es a base de maíz pelado y mora, exquisita, la aconsejamos, aunque tuvimos fortuna de poder tomarla ya que según nos comentaron es muy raro que la estuvieran ofreciendo ya que solo se prepara para Noviembre… La virgencita quiso que la probáramos.

En otra oportunidad también estuvimos almorzando en el lujoso hotel Majestic , antiguo nombre y ahora tiene el de Plaza Grande, degustamos un delicioso plato de “Biche de pescado” servido muy elegantemente en un plato hondo enorme y con un enorme también langostino y de una delicia suma, estuvimos con acompañamiento musical, cuyos artistas estaban encantados con nosotros los Colombianos y nos obsequiaron con varias melodías Colombianas.

Estando en la entrada del lujoso hotel tomándonos fotos, llego una familia quien al vernos mostraron su simpatía por los Caballeros de la Virgen y nos comentaron que eran de los caballeros y el señor sacó un carnet que le acreditaba.

Igualmente nos pasó en diferentes partes que íbamos, nos encontrábamos con personas muy satisfechas de vernos y nos decían que eran también donantes

Bueno no podemos dejar de mencionar lo bien que nos recibieron y trataron los Heraldos de Quito, uno de los días que estuvimos fueron los Caballeros Roberto vega y Marcelo Burneo  en su gran Van a recogernos para llevarnos a almorzar a un restaurante donde pudimos comer ceviche, chancho, maíz frito, etc. etc. Todo demasiado abundante, luego nos pasaron rápidamente por la sede donde se hace Apostolado, es precioso el lugar como pasa en todas las casa que tienen los Heraldos, se siente la presencia del Señor y Nuestra Señora, también nos llevaron al centro comercial en la parte moderna de la ciudad y cerca de la estación en donde tomamos el bus turístico.

Para este momento ya había hecho el Caballero Gustavo contacto con un antiguo trabajador del Hotel en que estábamos hospedados y que ahora se dedica a recoger y llevar gente en su Van, su nombre Rogelio, excelente persona también y devoto además. Y con él acordamos que nos recogería para visitar el Centro del Mundo que queda a unos 50 kilómetros de Quito y allá además de observar todo, visitamos el Planetario en donde nos muestran nuestra constelación planetaria. Muy interesante, además nos llevaría hasta la sede de los Heraldos que queda en las afueras de Quito en el Valle de los Chillo Y al día siguiente nos llevaría de regreso hasta la frontera en donde como lo había comentado nos estaría esperando Guillermo nuestro conductor Colombiano.

Fuimos entonces  a la sede donde viven los Heraldos en un precioso lugar, en donde pudimos ver la obra que están haciendo como sede para los Heraldos mayores y donde también están construyendo una amplia  capilla que va a ser preciosa, tendrán un tercer nivel con una vista panorámica de 360° absolutamente preciosa. La sede actual es muy acogedora y la capilla pequeñita pero linda en donde encontramos a Nuestra Señora de París hermosamente pintada a colores por un artista Ibarreño y una imagen divina del Divino Niño de la Cruz con una corona de espiras en sus sienes  y los estigmas en sus manos, es hermosa y muy peculiar porque se trata de un Niño de 12 años. El Padre Mauricio Galarza E.P. nos celebró una Misa especial para nosotros, acompañado por el Caballero Marcelo; Cantaron el Padre y el Caballero muy lindo y la Misa como todas las que celebran nuestros sacerdotes Heraldo, estuvo preciosa. Nuestro chofer comentó. ¨qué Misa tan pulcra, tan pura y marcial, me encantó¨.

Seguidamente visitamos toda la casa y pasamos a comer en donde nos dieron una deliciosa sopa de Quinua y un plato como de pasta en torta muy rico acompañado de Brócoli  y de postre fresas con crema, todo exquisito, conversamos muy animadamente en donde también el Padre y el Caballero nos comentaban lo fuerte que está la situación para la Iglesia en Ecuador, hubo varios comentarios muy tristes al respecto, pero por no alargar mucho esta información, no la relatamos.

Con mucho pesar pues el tiempo fue corto, pero como también al día siguiente teníamos que madrugar para emprender el regreso hacia Colombia, tuvimos que marchar. No sin antes desearnos muchas bendiciones mutuas.

A la mañana siguiente y último día en Quito salimos muy temprano, paramos en San Antonio de Ibarra en donde visitamos las tiendas de todas las tallas en madera y otros materiales, y pudimos observar bellezas de piezas, pero las más hermosa por supuesto eran ya costosas, sin embargo pudimos comprar algunos recuerdos y luego fuimos a almorzar en un restaurante en el camino. Finalmente llegamos a la frontera, nos despedimos de Rogelio nuestro Chofer Ecuatoriano y ahí nos estaba esperando Guillermo, hicimos nuestros trámites de ingreso a Colombia y seguimos rumbo nuevamente al Santuario Las Lajas y que dicha…por ser entre semana, estaba con poquísima gente por lo que hasta nos permitieron bajar en la Van hasta cerca de Las Lajas y pudimos hacer algunas compritas en las tienditas del lugar. Luego bajamos a la Basílica y rezamos el rosario y escuchamos la Santa Misa. Como prácticamente no había nadie, pudimos tener una sagrada convivencia con Nuestra Señora y dejarnos penetrar  por su grandeza materna.

Después salimos rumbo para Pasto y como Guillermo nuestro chofer, le había pedido  al Caballero Gustavo que si podíamos ir esa misma noche a casa de un familiar suyo para ora, así lo hicimos, dejamos todo en el hotel y salimos para el apartamento de una cuñada de Guillermo y ahí con gran sorpresa nuestra por ser ya un tanto tarde de la noche, hubo alrededor de 25 personas entre adultos, jóvenes y niños, con los que rezamos un rosario, repartimos estampas de Nuestra Señora y nos fuimos a descansar pues al día siguiente ya regresábamos para Bogotá.

Sin embargo ese último día pudimos ir a Misa a una hermosísima Iglesia de la Virgen de la Merced, absolutamente hermosa, que es la patrona de Pasto y ahí participamos de la Eucaristía, para luego ir a visitar nuevamente el Cristo de Sibundoy  y ya regresamos al hotel a recoger el equipaje y rumbo al aeropuerto para Bogotá.

Así terminamos nuestra hermosa y bendecida peregrinación, sin ningún contratiempo y felices.

Gracias a Dios y a Nuestra Señora que nos acompaño todo el tiempo que duró esta peregrinación y por todas las Gracias que recibimos.

Al salir del puente aéreo en Bogotá, nuestro carro que es de la familia Pedroza, fue parado por la policía que alegaba que las llantas estaban lizas, y querían multarnos. Les dijimos que éramos de los Caballeros de la Virgen y ahí nos perdonaros, sólo porque los Caballeros  visitaban a la mamá de uno de los agentes, en el sur. Realmente fuimos llevados en la palma de la mano de María santísima.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *