PEREGRINACION TERCIARIOS A LAS LAJAS Y EL BUEN SUCESO EN QUITO

Enero 25 al 31 de 2013

 

Primera Etapa: Bogotá-Pasto-Ipiales

Salimos muy temprano en avión desde Bogotá rumbo a Pasto 4 terciarios de Bogotá con el Caballero Gustavo Ponce y dos Terciarias se fueron en vuelo directo Bogotá-Quito. En el aeropuerto  nos esperaban  un conductor de nombre Guillermo Ordóñez  excelente persona quien nos llevó directo al Hotel Aura María, en la Ave. De los estudiantes con Cra. 34. Es una casa de familia adaptada muy agradable, con tan solo 14 habitaciones pero muy limpias y amplias; dejamos el equipaje en nuestras respectivas habitaciones y salimos para iniciar nuestra peregrinación. Tomamos contacto con algunas Terciarias de Pasto,  como la Sra. Ana Lucía Guerrero, quien nos ayudó muy amablemente para la logística de la visita en Pasto.

Beata Caridad Brader y su oratorio

Beata Caridad Brader y su oratorio

Desde los primeros momentos quedamos encantados con el verdor y los paisajes de Pasto, la calma y la falta de trancones. Comenzamos visitando la  Iglesia Mari Díaz donde se tiene al Santísimo Sacramento en Adoración Perpetua desde hace 85 años, esto le fue concedido a la Beata Caridad Brader que le solicitó al Papa de entonces le concediera el permiso para orar permanentemente ante el Santísimo por los sacerdotes, y el Papa se lo concedió y desde entonces ininterrumpidamente se adora al Santísimo hasta hoy. Es precioso, se siente la presencia de Jesús en ese hermoso lugar.

Mons. Pedro Schumacher

La actual Beata Caridad era Suiza y fue la fundadora de la Congregación de Hermanas Franciscanas de María Inmaculada, que actualmente se han difundido por varios países,  llegó con el Obispo Pedro Schumacher, alemán, quién fue brutalmente perseguido en Ecuador por las fuerzas anticatólicas y por eso tuvo que huir a Colombia. Llegando,  el Obispo San Ezequiel Moreno Díaz, Obispo de Pasto,  de forma generosa le entrego la mitad de la Diócesis para que él lo administre. El Obispo Schumacher murió en olor de Santidad y está enterrado en la catedral de Samaniego.

Cuerpo incorrupto Beata maría Encarnación Rosal

Cuerpo incorrupto Beata maría Encarnación Rosal

Seguidamente visitamos El Colegio de las Betlemitas , cuya Fundadora fue la Beata Madre  María Encarnación Rosal oriunda de Guatemala, de donde tuvo que salir huyendo, llegó a Costa Rica e igualmente le tocó huir de ese país y llegó a Pasto Colombia, en donde fue muy bien recibida, tuvo Revelaciones de Nuestro Señor y fue Su Confidente, qué hermosura!,  al morir su cuerpo quedó incorrupto y fue descubierto por militares que creyendo que los sacerdotes y la Iglesia en general escondían armas, rompieron paredes y pisos en busca de ellas y oh! Sorpresa encontraron el ataúd con el cuerpo de la Madre que ya se encontraba enterrado hacía mucho tiempo y estaba intacto, por lo que se llenaron de terror, pero gracias a esto se pudo tener el cuerpo de la Beata María Encarnación, cuyo cuerpo pudimos ver y dar fe del milagro, quien a pesar de ser muy pequeña, su rostro demuestra firmeza de carácter como fue su vida luchando por su fe y la de sus hermanas de la comunidad.

Por último visitamos el Templo de Cristo Rey, en donde se encuentra la Imagen del Cristo de Sibundoy, según datos históricos la imagen fue traída de Barcelona, España por petición de los Franciscanos hasta la región del Putumayo en Colombia en el año 1547. Para ser venerada por los indígenas de Sibundoy de ahí su nombre. Después pasó a manos de los Padres Dominicos quienes también dejaron la misión del Putumayo y en el año 1583 se fueron para Pasto y se llevaron la imagen del Crucificado y la colocaron en el Templo de Santo Domingo, en el mismo sitio que hoy en día ocupa el Templo de Cristo Rey. Los Dominicos terminaron su obra en Pasto y le entregaron el Templo a la Diócesis quien a su vez entregó a los Padres  Jesuitas en 1918.

Pero lo hermoso y a la vez triste es lo que sucedió con la imagen del Cristo, según se dice en una ocasión un ateo de forma violenta abofeteó en la mejilla izquierda al Cristo y de inmediato se puso negro ese lado donde recibió la bofetada, muriendo poco después el ateo. Y así lo pudimos ver para muestra de ello mirar la foto anexa.

Después de esta hermosa experiencia y llenos de gozo por ello nos fuimos a un restaurante al frente de nuestro hotel, en donde comimos  muy bien y de forma fraterna entre todos.

Finalmente recibimos la petición de una Terciaria que nos solicitó si podíamos visitar a una Doctora Constanza, quien hacía 15 días habían secuestrado a su hermano y por supuesto fuimos con ella y la Terciaria había llevado el “Oratorio” de la Virgen y se reunieron algunos familiares del secuestrado. Allí oramos el rosario entre todos y el Caballero Gustavo les dio palabras de aliento y confianza en el Señor, como también comprometiéndose la Señora dueña de casa Constanza, a rezar el rosario diariamente sí su hermano lo entregan.

Descansamos y al día siguiente, bien temprano salimos rumbo a Ipiales para llegar hasta la anhelada visita de la Basílica de Nuestra Señora del Rosario de las Lajas. Paisajes muy hermosos nos acompañaron durante el trayecto de más o menos una hora larguita, paramos en un Mirador en Ipiales desde donde se ve abajo la Basílica, que de paso debemos comentar que la gente para Semana Santa va en peregrinación desde Pasto hasta las Lajas a pie siendo más o menos unos 85 kilómetros.  los que deben recorrer y lo hacen a pie y muchos se regresan igualmente a pie, verdadera devoción a Nuestra Señora.

El Doctor Plinio Correa dijo: “ que la Imagen de Nuestra Señora de la Lajas es la firma de Dios en la Creación y que representa al Colombiano según los deseos y planes de Dios, sobre todo reflejando 5 cualidades: REFLECCIÓN, ESTABILIDAD, DECISIÓN, BONDAD Y FIRMEZA.  Bajamos rezando el rosario en voz firme, con nuestras capas y distintivos. Rezamos por las intenciones del santo Padre y de toda la Iglesia; por Mons. Juan Clá, nuestro fundador y por los Heraldos de las tres órdenes y también por los sacerdotes Heraldos, especialmente por el Superior P. Carlos tejedor E.P. y nuestras familias.

Paramos ante el monumento de la indígena María y su hijita a quien se le apreció la Virgen. El relato es que cuando iba la indígena María por el camino se sentó a descansar un rato y bajó a su hijita al suelo, quien era sordo-muda de nacimiento y habiéndose distraído un momento la niña comenzó a subir por las rocas y cuando oyó a su hija que le grito mamá mira la Mestiza me está llamando, cosa que la impactó pues su hija era sordo-muda, así que la cogió y salió corriendo para donde trabajaba y le contó a sus patronos, pero no la atendieron en lo que decía por lo que se quedó en nada; pero volviendo a pasar por el mismo lugar la niña le dijo mamá la mesticita me está llamando y está con otros dos mestizos ( Santo Domingo y San Francisco), la indígena subió y cuando los vio salió corriendo con la niña y volvió a contarles a sus patronos quienes en esta ocasión se dieron cuenta del milagro hecho en su hija y fueron al Obispo a contarle y éste no sin antes reprenderla por si estaba mintiendo salieron para el lugar y cuando llegaron y vieron a Nuestra Señora cayeron de rodillas.

María Quiñones y su hija sordo muda a quienes se le apareció NSra.

Retomando nuestra llegada a la Basílica, podemos decir que lo que se siente allí es absolutamente hermoso, la imagen de la Virgen es divina, perfecta, su rostro precioso su expresión es envolvente, bondadosa y regia.  El Niño Jesús divino también que como signo de su niñez está jugueteando con el cordón y se lo cuelga hacia San Francisco y Nuestra Madre tiene en su mano derecha el Santo Rosario y está hacia el lado donde se haya Santo Domingo De Guzmán. Realmente es sobrecogedora esa Imagen, es perfecta e irradia bondad, pureza y majestad.

Claro que ese día por ser sábado había multitudes de personas ya que también habían Confirmaciones y primeras Comuniones, y estaba el Sr. Obispo de Ipiales celebrando la Eucaristía, pero igual fue una sensación divina, asistimos a la Misa, comulgamos y al final renovamos nuestra Consagración a Nuestra Señora de Luis María Grignion  de Monfort, cuando la gente ya se retiró y pudimos acercarnos hasta al pie del altar para arrodillarnos.

Luego salimos y llevamos al lugar donde se colocan todos los velones, cirios y velas en una como gruta. Salimos llenos de felicidad y sintiéndonos muy bendecidos y agradecidos con Nuestra Madre.

Varias personas nos abordaban para preguntarnos si había venido la Virgen de Fátima, si teníamos estampas, medallas. Un Egipcio quiso tomarse una foto con nosotros. Otro señor comentó: ¨Yo los conozco, Ustedes  siempre vienen, yo recibo su correspondencia y gusto mucho de lo que hacen¨.

Como ya era hora de almuerzo fuimos todos juntos a un restaurante que queda en la carretera en donde entre otras cosas comimos Trucha Arco Iris y  unas tortillas que en Ecuador se conoce como Rapingacho, pero en Ipiales también se le come igual, son hechas en base de papa, queso y es asado como un puré de papa.

Finalmente salimos hacia la frontera a Rumichaca y allí presentamos la cédula y nos dieron un carnet Andino, para cruzar hacia la parte de Ecuador, nos despedimos de Guillermo, nuestro amable chofer quedando comprometido que al regreso de Ecuador nos recibiría en ese mismo lugar para hacer el viaje de regreso, como así se dio.

Cabe anotar que no dejamos un solo día de asistir a la Eucaristía y en nuestra Van íbamos rezando los varios misterios hasta completar los 4. Todo esto en un ambiente sin  ninguna fricción y una solidaridad fraterna única.

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *