PEREGRINACIÓN DE LOS TERCIARIOS EN LIMA

Después de admirar las bellezas religiosas, pudieron conocer el alma peruana reflejada en varios aspectos materiales que la Iglesia influenció, como es el caso de ciertas construcciones, comida, arte, trato. La Iglesia es como el alma de la sociedad, el alma sustenta y es la vida del cuerpo, así la Iglesia es la inspiradora de todas las bellezas de la Civilización Cristiana y está en la base de todos esos aspectos temporales, que influencia con su sacralidad, belleza y jerarquía.

La plaza de Armas es única! Sin lugar a dudas de la más bella plaza de américa; qué grandeza acogedora, qué variedad de edificios, qué elegancia y distinción. Bien pudimos entender el comentario que Dr. Plinio Correa de Oliveira hizo de éste país: está llamada por Dios para ser la “Francia de América”, por su categoría, aristocracia, encanto y charme como dicen los franceses. El palacio Arzobispal de piedra con unos balcones de madera que son verdaderos relicarios y únicos en todo el continente.

Aprovecharon para admirar otro aspecto de Dios en la creación, como es el militarismo. Asistieron al cambio de guardia en el palacio de Gobierno. Los trajes bellos con sus penachos, y su marcialidad, aunque un poco lentos los pasos, según comentaron.

Y pasado el medio día fueron a almorzar en el restaurante Punto Azul, que no es muy caro, y es especializado en pescado. La comida peruana es de fama mundial y aquí se

 está desarrollando mucho las escuelas de chefs Tuvieron que hacer cola para conseguir mesa, sólo a las 3 de la tarde entraron y se sirvieron los típicos ceviches peruanos, de pescado, cocinados con limón, que gustaron mucho y otros platos riquísimos y muy bien presentados. Concluyeron a las 5 p.m. después de haber compartido una animada convivencia.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *