ACTIVIDADES EVANGELIZADORAS EN IBAGUÉ

Con Círculos de testimonios del “Día con María”, un Rosario Procesional, consagración a san Miguel Arcángel y un almuerzo con lechona tolimense típica, fue llevada a cabo una reunión de convivencia el pasado 29 de septiembre con los colaboradores de los Heraldos del Evangelio en Ibagué que resultó ser una magnífica oportunidad para conocernos mejor y planear más evangelización en la ciudad y sus alrededores. En las mesas del colegio de la Inmaculada departían amenamente nuestros seminaristas con señoras y señores, laicos con voluntad de asumir un mayor compromiso con la Iglesia, la Arquidiócesis y sus parroquias.

 

Antes de rezar el santo rosario y aprovechando que era el día dedicado por la Iglesia a la conmemoración de los 3 Arcángeles, hubo una simbólica consagración de todos y de todo el apostolado del Oratorio con sus familias y Parroquias a San Miguel Arcángel, Príncipe de la milicia celestial. La gente de rodillas iba repitiendo la fórmula escogida para la ocasión.

 Acabada la misma se realizó el rosario procesional característico de nuestro estilo de evangelización y apostolado por los varios corredores y pisos del colegio. La imagen de Nuestra Señora del Inmaculado Corazón de María era llevada por varios de los asistentes, mientras se iba rezando el rosario acompañado de cantos marianos. Y al final se organizaron los círculos de testimonios, que eran dirigidos por los terciarios, en los cual se recogieron comentarios y sugerencias para mejorar el trabajo de los Oratorios. Había mucha animación y respeto. Una señora ciega que se consagró comentó que cuando hubo la coronación, cerró los ojos y le parecía sentir la presencia de Nuestra Señora. Un señor dijo qué le dio mucha alegría la participación de su Pastor en el programa, y especialmente las palabras tan apropiadas al encuentro que él le dirigió a los asistentes. Otros comentarios se referían a la buena organización del evento, al entusiasmo que se sentía y a la motivación que esto significaba para seguir adelante en esta evangelización a la que los laicos hemos sido convocados por la Sagrada Jerarquía de la Iglesia.

Agregue un comentario