GRAN CONMEMORACIÓN DE LA ÚLTIMA APARICIÓN DE LA VIRGEN DE FÁTIMA EN LA CATEDRAL DE BOGOTA

El domingo 13 de octubre se llenó de fieles para participar en el 96 aniversario de la última aparición de Nuestra Señora de Fátima a los 3 pastorcitos:   Los Caballeros de la Virgen entraron por el centro de la Catedral con sus pendones que volaban sobre los fieles y atrás venía Nuestra Señora en su anda florida, que fue recibida por sucesivos y espontáneos aplausos de la multitud.

  Toda la ceremonia y conmemoración duró algo más de hora y media y fue seguida con mucha devoción por los asistentes. Las 1000 sillas llevada para el acto y las pantallas laterales ayudaban a formar un ambiente bendecido en que se sentía un sólo corazón, esto es, había una comunidad con unión trinitaria, a pesar de la diversidad de edades, sexos, etc.

    La Eucaristía fue celebrada por el P. Carlos Tejedor Ricci E.P. Superior de los Heraldos para Colombia y concelebrada por el P. Juan Francisco Ovalle E.P. En su homilía el P. Carlos relacionó la cura de los 10 leprosos con la promesa de Fátima. La humanidad está con la lepra de la violencia, del pecado, pero si nos arrepentimos y nos acercamos con fe hacia El Señor, por medio de María, Dios nos curará y esa es la promesa que Nuestra Señora hace, que por fin “¡Mi Inmaculado Corazón triunfará!”

Solemne cortejo inicial para la entrada a la Catedral de la Imagen Peregrina de Fátima.

   Al final el Párroco de la Catedral Mons. Jorge Ayala rezó en unión con el Papa Francisco y con las mismas palabras, la consagración al Inmaculado Corazón de María realizado por el Sumo Pontífice en Roma, en ese mismo día.

El acto, que fue emocionante y sacó lágrimas a no pocas personas, conmemora esa misteriosa y última aparición de Nuestra Señora en Fátima, donde se dio ese día el espectacular milagro del sol y hubo algunas curaciones comprobadamente milagrosas.

Fervorosa feligresía llenó la Iglesia Catedral.

Posteriormente, muy pocos años después los hoy Beata Jacinta y Beato Francisco, morirían todavía niños por causa de la llamada “Gripa española”,  sobreviviendo  la Hna. Lucía que falleció el 13 de febrero de 2005 a la edad de 97 años como monja carmelita de clausura en Coimbra, Portugal, y a quien la Virgen le había predicho que viviría mucho tiempo porque Dios la incumbiría de una misión.

Agregue un comentario