MISIÓN MARIANA en BUCARAMANGA

Se peregrinó en tres parroquias, una de ellas ubicada en un lugar muy pobre a las afueras de la ciudad.

Además del fervor, se veía muchos niños que se preparaban para la Primera Comunión. Fue una jornada intensa pero por donde se pasaba la hospitalidad inmensa del pueblo y también de los párrocos se manifestó siempre, pero también mucha avidez para con el grupo.

El P. Ovalle comentaba que al final de la Tarde con María una verdadera avalancha, mezcla de felicidad por los momentos vividos, gratitud y deseos de saludar a hijos de Ntra. Sra., se le vino encima, pidiendo una bendición o sencillamente agradecer o saludar. Como dije antes el auditorio quedó pequeño para la multitud. El P. Ovalle además atendió todo el tiempo que pudo una inmensa fila de penitentes.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *