FESTEJO EN LAS VÍSPERAS DE LA INMACULADA CONCEPCÍON

El día 7 de diciembre es un día especial, es el día de las “velitas”, tradición antigua y muy colombiana que nos anuncia por medio de la luz tenue de la vela, símbolo de María Santísima, la próxima llegada de Aquel que es la “luz del mundo” nuestro Divino Salvador. El Papa Beato PIO IX proclamó el dogma de la “Imaculada Concepción de María” como verdad de fe, esto es, que Ella nació sin pecado original y sin ninguna mancha.

Para festejar esta gran fiesta los Cooperadores de los HERALDOS DEL EVANGELIO prepararon en 4 lugares diferentes una procesión con Nuestra Señora del Inmaculado Corazón de María llevando los farolitos con las velas y cantando villancicos y dando vivas a la Virgen Inmaculada: “Viva Cristo” -y todos con grito proclamaban- “Rey” -y su Madre Santísima- “Reina”.

Primero hubo una Eucaristía con el P. Víctor Casallas, Párroco de Santa Rafaela María, que corresponde a esa zona, en el conjunto Portal Comendador I, atrás del éxito de la 170 en la autopista.

Posteriormente se salió en procesión con un grupo numeroso -en el cual habían 10 niños vestidos de pastores, de María, de San José y ángeles- hacia la capilla de las HERMANAS ESCLAVAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, donde se rezó una decena del santo rosario y los niños representaban cada escena. Acto seguido se fue en procesión hasta el conjunto Comendador II y III para concluir en el comendador I. Los residentes habían decorado las calles y el parque bellamente con incontables velitas.

Había un ambiente familiar, de mucha alegría, de mucha inocencia, y con una presencia bendecida de Aquella que aplasta la cabeza de la serpiente, en cuanto humilde y pura.
Bien pudimos palpar a una Iglesia peregrina, con una unión trinitaria y gozosa de tener como Madre a Aquella que es refugio, auxilio y consuelo.

Felicitamos a todos los que participaron, a las administradoras de los varios conjuntos y en especial a las hermanas Elcy y Clara Velandia que son las que organizaron y han impulsado el apostolado del oratorio allí. Que Nuestra Señora les recompense abundantemente.

Agregue un comentario