MISION MARIANA de repartición de mercados y juguetes en CASUCÁ

Un grupo de 20 terciarios de los CABALLEROS DE LA VIRGEN, con sus distintivos y pendones, estuvo en el barrio ALTOS DE CASUCÁ, sector ALTOS DE LOS PINOS, en la COMUNA 4, de la PARROQUIA NUESTRA SEÑORA DE LA ESPERANZA para visitar con la Imagen de Nuestra Señora del Inmaculado Corazón de María, el domingo 1 de Diciembre del 2013, algo más de 60 ranchitos.

El Párroco P. JULIÁN GÓMEZ nos dio la bendición inicial en el sector LA ISLA y nos mandó en nombre de Jesucristo a visitar a nuestros hermanos los más necesitados. Nos dividimos en dos conjuntos, el uno se llamaba San Miguel Arcángel cuya proclama de apostolado era: “San Miguel Ángel fiel, guardián de la Iglesia y terror de los demonios” y el otro se llamaba SAN JOSÉ, cuyo lema era: ” Patriarca de la Iglesia, Varón casto ayúdanos en ésta misión”. Se iba con alegría cantando y tocando las puertas, cuando salía alguien de la modesta familia quedaba sorprendida al ver la tan augusta visita de María, se rezaba con los de la familia tres Aves Marías, la dueña coronaba a Nuestra Señora como reina de su hogar y se les dejaba un mercado que tenía varios productos de primera necesidad, un rosario y una postal de la Virgen; además los abundantes niños que encontramos por todas partes, recibían sus muñecas o balones. Era notoria la alegría de la gente y muchos nos pedían que les visitemos su casita con la imagen aunque no alcanzara para darles uno de los mercados que llevábamos: nos muestra la fe que todavía mantienen en medio de tanta precariedad.
En un rancho pobrísimo, el señor estaba muy enfermo y quedó muy entusiasmado de ver a su Madre celestial que venía a consolarlo. Otro señor que vivía sólo y en muy mal estado y situación, salió a la puerta con mucha dificultad y con lágrimas en los ojos coronó a Nuestra Señora, visiblemente emocionado.
Una persona nos comentó que le parecía ser muy buena la combinación del trabajo religioso, evangelizador y catequético con lo social y humanitario.
La señorita Angi que nos acompañó a pedido del Padre Julián observó que gustaba del orden con que los Heraldos hacemos este tipo de labores sin montoneras ni confusiones y casa por casa cantando y rezando, pues dijo que le ha tocado acompañar otras instituciones que a veces se quedan cortas en materia de organización .

Agradecemos a los que participaron en ésta noble misión y a los que colaboraron para hacer realidad ésta iniciativa. La Virgen les compense su generosidad y caridad sacando de su tiempo y sus recursos para hacer esta pequeña labor en estos días de Adviento.

Agregue un comentario