PRIMERA MISA EN LA PRE INAGURACIÓN DE LA IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DE FÁTIMA DE LOS CABALLEROS DE LA VIRGEN EN TOCANCIPÁ

El domingo 13 de abril se llevó a cabo la Misa de Domingo de Ramos en la Capilla de Nuestra Señora de Fátima del Seminario de los Caballeros de la Virgen en Tocancipá.

Unos 100 metros antes de llegar al lugar había una larga fila de carros y buses para ingresar, lo mismo que mucha gente que venía acercándose caminando desde lugares aledaños. Además de las dos mil sillas, hubo una buena cantidad de fieles que tuvieron que asistir de pie y afuera del templo; era imposible transitar por los corredores, de tal forma que se puede calcular en 3,000 las personas que asistieron.
Una hora antes de comenzar la Eucaristía ya la Iglesia estaba llena, con unos 400 vehículos copando el estacionamiento y los patios del Seminario de los Caballeros. Todo corrió con entera normalidad, sin ninguna sorpresa y con mucha bendición.

De la Capilla de Fátima de la Calle 75 partieron dos buses con los empleados de la Fundación y de cooperadores, más algunos consagrados. Al llegar, una señora comentó: “aquí se respira otra energía, se respira santidad; de aquí va a surgir mucha santidad”.
Viendo la belleza del templo comentaba una joven universitaria: “Dios se merece esto y mucho más”. “¡Cuánta gente! Yo pensaba que los católicos estábamos disminuyendo pero veo que la Iglesia Católica está mas fuerte que nunca” comentó un señor vinculado a los Caballeros.

Dos horas duró la ceremonia y la Eucaristía celebrada por el Superior de los Heraldos del Evangelio para Colombia P. Carlos Tejedor Ricci E.P. El bendijo los ramos y circuló echando agua bendita con el hisopo. Posteriormente entraron los estandartes y Nuestra Señora del Inmaculado Corazón de María, en un bello cortejo. En el sermón, el celebrante comentó: “Este templo ustedes dicen es de los Caballeros de la Virgen, es verdad, pero como muchos han colaborado con su ayuda, oraciones, bien les puedo decir, esta Iglesia es de Ustedes también”.
Mas de 2,000 personas comulgaron y centenas aprovecharon a confesarse con los 3 padres Heraldos. Entre consagrados y cooperadores habían mas de 100 personas, que vestían sus bellas túnicas, y se localizaron en los pasillos del primer piso. Los coros de los Seminaristas y de las Hermanas cantaron primorosamente, ayudando a formar un ambiente de serenidad, compenetración y de alegría profunda.
Otra persona dijo al salir: “La ceremonia y la Misa han sido divinas; ustedes sí saben hacer las cosas con belleza, disciplina y piedad”.
La verdad es que se sentía algo de grandioso y de futuro, algo que nace con mucha fuerza para marcar los siglos futuros para la gloria de Jesús, María y la Santa Iglesia.
Felicitaciones a Mons. Juan Scognamiglio Clá Dias que fue el de la idea e iniciativa para que se construyera esta bella capilla, al Hno. Gabriel Escobar E.P. que es el motor de la obra y a todos los que han colaborado tan generosamente. Que Nuestra Señora les retribuya el millón por uno.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *