MISION MARIANA EN LA CALERA Y EN LAS VEREDAS FRAILEJONAL Y JERUSALÉN

El domngo 8 de junio los aspirantes al Diaconado Permanente D. Hugo Iguarán y Juan Carlos Contreras que están prestando su año de experiencia evangelizadora en el sector de la Calera y más concretamente en las veredas Frailejonal y Jerusalén, invitaron a los Cooperadores de los CABALLEROS DE LA VIRGEN para acompañarles en su misión.
Como era el día de Pentecostés, la iglesia principal de La Calera se encontraba llenísima. Un bello cortejo de entrada se llevo a cabo precedido por el P. Wilson Avila, vicario de la parroquia, con los monaguillos, y Nuestra Señora del Inmaculado Corazón de María, llevada en su anda por los Cooperadores de los Heraldos del Evangelio.
El Padre Wilson con mucho carisma les explicó bien la fiesta que se estaba conmemorando, esto es la bajada del Espíritu Santo sobre Nuestra Señora y los apóstoles. Les hacía referencia a los dones que nos trae El PARÁCLITO y que sus nombres estaban colgados en las paredes del templo. “Ustedes se saben bien cuando comienza y acaba el mundial de futbol, pero no las fiestas como la de la Santísima Trinidad, que será en breve. Precisamos valorar lo invalorable, y ahora el Espíritu Santo nos viene a traer tesoros, que son los 7 dones y los 12 frutos”. Posteriormente coronó una feligresa y le puso el rosario él.
Acabada la Eucaristía fueron invitados a desayunar en un restaurante que queda en la plaza. Y acto seguido se partió para las veredas, en medio de una mañana fría y algo nublada.

Se fue subiendo unos 30 minutos hacia el páramo, por un camino de tierra, y a unos 20 minutos de la escuela de Frailejonal se detuvo la comitiva mariana junto a la comunidad que ya estaba esperando a Nuestra Señora. Los dos aspirantes al Diaconado permanente dirigieron el rosario en medio de una llovizna y del camino enlodado. Los fieles de la comunidad se iban intercambiando para cargar el anda y oh! sorpresa que cuando pasaban por los campos de las fincas, los animales parecía que se manifestaban alegres por tan augusta visita, ya que un caballo se movía rápidamente de un lado para otro como que saludando a Nuestra señora, lo mismo sucedió con un toro que mugía fuertemente mirando a la Imagen y también con algunas vacas. Al llegar a la escuela, los aspirantes a Diáconos, con mucha entrega y reverencia, llevaron a cabo la Liturgia de la palabra, comentaron bien el evangelio y repartieron la sagrada Comunión. Se notaba el aprecio de la gente con ellos y con los Caballeros.
Posteriormente se visitó algunas casitas pobres de gente del sector, especialmente la de unos enfermos como fue el caso de Daniel y de un matrimonio de ancianos que estaban sin poder caminar. Fue emocionante ver la sed de almas de los futuros diáconos y la alegría que manifestaban.
Y al final almorzamos en un lugar cercano, una “picada” para poder comentar impresiones. Todos estaban tomados por una gracia del “Dulce huésped del alma” como es llamado el Espíritu Santo, ya que había una gran alegría de haber hecho bien a nuestros hermanos los más alejados y necesitados. Los más nuevos de los Cooperadores agradecían de haber podido participar y decían que no les dejen de lado para las próximas. Bien palparon que “sirve para vivir, quien vive para servir” y que la felicidad está en dar y darse.Aprovechamos para felicitar a D. Hugo y Juan Carlos y que Nuestra Señora les haga unos santos Diáconos, dentro de la línea del camino que han tomado.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *