Consagración del grupo del Inmaculado Corazón de María en la iglesia de Nuestra Señora de Fátima de los Caballeros en Tocancipá

El sábado 28 de Junio, día de Nuestra Señora, se llevó acabo una solemne Eucaristía en la Iglesia de Nuestra Señora de Fátima de los Heraldos del Evangelio, dentro de la cual se realizaría la Consagración a Jesucristo por las manos de María Santísima.

Un grupo de 54 personas, muchas profesionales, se prepararon durante dos meses, con 33 meditaciones y 8 conferencias impartidas por el P. Juan Carlos Casté E.P. y otro Caballero de la Virgen.
Durante la Eucaristía el P. Carlos Tejedor E.P. les habló sobre cómo en esta consagración más que nosotros acercarnos a Nuestra Señora, es Ella quien se acerca y nos asume como hijos únicos y especialísimos. Es un privilegio y un compromiso para ser mejores y tomar rumbo definitivo hacia la santidad.

El coro de las hermanas de la Orden II de los Heraldos del Evangelio cantaron angelicalmente durante la misa, ayudando así a palpar la solemnidad y lo sagrado del acto.

Al final el P. Carlos impuso el escapulario de Nuestra Señora del Carmen a todos los presentes que lo deseaban.
El ambiente era serio, de alegría profunda. Uno de los consagrados comento: “Me siento otro, y quiero dedicarme a trabajar dentro de la Iglesia por Nuestra Señora y junto a los Caballeros de la Virgen”. Una niña, hija de una señora que se consagró le decía a su madre: “Te ha hecho bien la consagración porque nos estás regañando menos que antes”. Y varios familiares se anotaron para participar en el nuevo curso que se iniciará el 9 de septiembre.

Se concluyó con un ágape en el cual se pudo confraternizar con los recién Consagrados y sus familias.
Felicitamos a los neo consagrados y les decimos que este paso que dieron no es el fin del camino, sino el inicio de cordilleras que se levantan para subir en la línea del servicio y de la santificación.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *