BENDECIDA VIGILIA DE ORACIONES JUNTO AL SANTÍSIMO SACRAMENTO

Del sábado 29 de noviembre a las 6 p.m. hasta las 6 a.m. del domingo los Cooperadores de los Heraldos del Evangelio y algunos consagrados pasaron en oración junto a Nuestro Señor Sacramentado, para agradecer todas las gracias recibidas durante el año 2014 y aprovecharon para pedir mas. El Dr Plinio Correa, inspirador de Mons Juan comentaba que: la mejor forma de agradecer a Nuestra Señora es pedir más, porque tiene tanto para dar y Ella se encanta en dar, y fue eso lo que hicieron.

Acabada la Misa el Padre Juan Carlos coloca la banda de mini custodia a ANGELA MARIA, que tiene tres meses de vida, hija del matrimonio de Cooperadores Arturo Moreno y Claudia Riveros. Todos nuestros hermanos presentes se enternecieron y le dieron un fuerte aplauso.

12 horas continuas de oraciones, lecturas, cantos y silencio, formaban un ambiente de mucho recogimiento, paz y un bienestar interior muy palpable.
Se inicio con una Eucaristía celebrada por el P. Juan Carlos Casté E.P. y se cerró a las 5 a.m. con la Misa celebrada por el P. Diego Moncada E.P.

Transcribimos algunos pensamientos que se dieron a lo largo de las meditaciones: El Santísimo Sacramento es el paraíso en la tierra, comenta el Profesor Plinio Correa.

Santa Faustina dice que los ángeles nos envidian por tener nosotros el privilegio de recibir a Jesucristo en la comunión, y más adelante ella comenta que la vida eterna comienza aquí con el Santísimo Sacramento.

Se recordó los efectos de quien comulga: aumenta las gracias santificantes, enciende la caridad, modera las pasiones, con frecuencia nos da suavidad espiritual, disipa a los demonios y nos llena de fuerzas para combatirlos, calma los remordimientos de conciencia, da vigor al alma.

A la media noche se cantaron varios villancicos, porque ya entrando en diciembre, mes de la navidad, estamos a la espera del advenimiento del Mesías, el mismo que se encontraba en la custodia.

Bien se palpa cómo es el espíritu de la Santa Iglesia Católica: seria, recogida, pero alegre; sin los frenesís intemperantes que se ven en uno u otro lagar. Dios está en la calma, en el silencio y no en la agitación.

Varias personas comentaron: ¡Qué bello!, nunca había hecho una vigilia y otras decían, nunca hice una vigilia tan bella como ésta.
Otra señora: vine a agradecer porque hace un año, en la anterior vigilia le pedí a Nuestra Señora que me consiga mi casa, y hoy nos la dio y estuvimos de trasteo.
Lo que me gusta de los Caballeros, decía una señora de Santa Marta, es la mística que tienen, todo con mucho respeto, hay una nota de sagrado. Ustedes tienen un brillo y están angelizados.

Felicitamos a todos los 100 que participaron y a los 40 que concluyeron. Y especialmenet a la Srta Jenny Novoa por toda la preparación de los textos.
Las grandes gracias se las alcanzan en estas circunstancias, en la que no faltó el sacrificio.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *